jueves, 18 de agosto de 2016

El Código Da Vinci: Hecho o Ficción?

Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación: 1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 5:22 absteneos de toda forma de mal. 

_____________________________ 


El Ateísmo es una Risa 


En su mundo ficticio, Dan Brown (su autor) da riendas sueltas a su obra en la cual el personaje de la novela alega que Jesús fue el “primer feminista de la historia”, y que su intención fue que “su esposa María Magdalena, dirigiera la Iglesia después de su muerte”, pero que “Pedro se opuso”. Así que según el autor, Pedro, contando con la cooperación de su banda de machistas (los demás apóstoles), le empacaron las maletitas a María y la enviaron a... Francia con el “hijo de Jesús”y así llego a Europa El Santo Grial!.




La hipótesis es que la historia del Santo Grial en realidad señala al linaje de sangre de Jesús y María Magdalena.

La novela trata de convencer al lector por medio de una serie de códigos secretos de que la iglesia Católica ha creado una “gran mentira” (la Deidad de Jesucristo) y a entender la conspiración en que se trata de probar que Jesús no era Dios.

Como si fuera poco también cuestiona el origen y el contenido de la Biblia. 

Pero los intentos por desacreditar la historia cristiana y demostrar que es un fraude, sin base en los hechos o la razón, no son nuevos. De hecho, los maniáticos reclamos de Brown en El Código Da Vinci no son originales pues Michael Baigent, Henry Lincoln, y Richard Leigh escribieron un libro titulado Holy Blood, Holy Grial [Sangre Sagrada, Santo Grial] publicado en 1982, en el que hacían los mismos reclamos de que Brown les robó las ideas a estos señores, y ahora se ha hecho millonario vendiendo una teoría ajena, embellecida en forma de una novela.

No hay ninguna evidencia en las Escrituras las cuales son las fuentes más confiables que tenemos para conocer la vida de Cristo, de que Él y María Magdalena hayan estado casados y mucho menos de que hayan tenido un hijo. Por ejemplo, nosotros sabemos que Pedro estuvo casado porque la Biblia habla de su suegra. Mas sin embargo el Nuevo Testamento habla con más detalles sobre la vida de Jesús pero no dice nada de que estuvo casado. En la Biblia cuando Jesucristo estaba en su ministerio, no hubo mención de una esposa. Cuando fue juzgado y crucificado no se menciona ninguna esposa. Después de su muerte y resurrección tampoco se menciono una esposa. Lo único que encontramos es que la Biblia menciona la madre de Jesús, sus hermanos y sus hermanas más de una vez. Pero nunca se menciona una esposa como tampoco hay alguna indicación de que haya quedado viudo.

El texto más importante para este tema tal vez sea 1 Corintios 9.4-6. Pablo dijo que los apóstoles, los hermanos del Señor y Cefas (Pedro) tenían derecho a una esposa. Habría sido muy fácil para Pablo añadir que Jesús también estuvo casado si ese fuera el caso. Ese punto hubiera sellado su argumento, pero él no hizo ese señalamiento. Este pasaje de 1 Corintios 9 muestra que la iglesia no sentía vergüenza alguna de revelar que sus líderes eran hombres casados o sugerir que tenían el derecho a serlo. Lo mismo hubiera sido cierto de Jesús si hubiera estado casado. De hecho, si Jesús hubiera estado casado, no hubiera habido mejor lugar para que Pablo lo mencionara que este pasaje. Le hubiera dado el toque final a su argumento para afirmar que él también tenía derecho a una esposa. Pablo no lo mencionó porque Jesús nunca había estado casado.

En El Código Da Vinci se dice que María aparece como una dirigente en la iglesia en la famosa pintura de Leonardo da Vinci a la mano derecha de Cristo en la última cena. Según Brown, Leonardo estaba al tanto del secreto genealógico y puso una pista en su pintura. Es de este detalle que la novela recibe su título, El Código Da Vinci. Este es un error desde el punto de vista de la historia del arte. María Magdalena no es la figura a la derecha de Cristo en La última cena. Desde el tiempo de Da Vinci, este discípulo se entendía que era Juan. La figura se rotuló incluso como “Johannes” en una copia del fresco de Leonardo de principios del siglo dieciséis.

Leonardo pudo haber añadido a Magdalena a su cuadro de La última cena, pero no habría quitado a uno de los discípulos. Leonardo femenizó a Juan lo cual era muy común en otros artistas italianos del Renacimiento en esa época como Perusino, Botticelli, Verrochio, Miguel Ángel, Bronzino, Cellini y Giambologna. Brown da correctamente el interés en los ideales feminizados de belleza masculina de Leonardo, pero excluye a todos los demás artistas del Renacimiento italiano que exploraron el mismo tema (Botticelli, Giorgione, Tiziano, Tintoretto, Veronese), a menudo para santos del Vaticano.

Ahora bien ¿de dónde saca el Sr. Brown de que Maria Magdalena fue la esposa de Jesucristo? Él se basa mayormente en el evangelio de María (Magdalena) y el evangelio de Felipe. No en los Evangelios canónicos de la Biblia. Estos evangelios son libros apócrifos (no inspirados) que fueron rechazados por los primeros cristianos porque fueron escritos por una secta llamada los gnósticos por el año 250 d.C. Un pasaje famoso involucra un texto en el que Jesús besa a María (Evangelio de Felipe 63.32—64.10). Pero no dice dónde. No dice que fue un beso en los labios.

Pudo haber sido en la mejilla, en la frente o en la mano. Además el significado griego para esta palabra “beso” es muy parecido a la que habla las Escrituras cuando habla de un “ósculo santo” lo cual se refiere a un beso de compañerismo fraternal entre creyentes, donde no hay nada sexual (Romanos 16.16). Si el beso de Felipe 63 es similar al beso de 58-59, entonces la referencia más probable es a un beso de compañerismo. Entonces el beso puede ser en la mejilla y no en la boca. También dice que era su “acompañante” pero eso no significa que era su esposa. Estos textos aun si fueran verdaderos, nunca afirman que Jesús estuvo casado. La razón por la que no hay rastros históricos es que María nunca estuvo casada con Jesús. No existe fuera de la Biblia ningún texto que indique con claridad que Jesús estuvo casado o que María Magdalena fue su esposa. Esto concuerda con lo que se encuentra en el Nuevo Testamento.

En el libro El Código Da Vinci Constantino y el Concilio de Nicea en 325 d.C. se nombran como los culpables de la compilación de la Biblia y el voto a favor de la divinidad de Jesús, cuando “hasta ese momento de la historia, Jesús fue visto por sus seguidores como un profeta normal”. (p.290). Pero la realidad es que la votación realizada en Nicea, más que establecer las creencias de la Iglesia, afirmo y reconoció oficialmente aquello que ya había sido la perspectiva dominante de la iglesia. Los cuatro evangelios destacados en este concilio habían sido establecidos y reconocidos solidamente en las comunidades cristianas durante más de un siglo antes de Nicea. Los escritos de Pablo datan entre los años 50 y 60 d.C., casi trescientos años antes de Nicea. Nadie sabía quien era Constantino cuando Pablo escribió en Romanos 9:5: “de quienes son los patriarcas, y de los cuales, según la carne, vino Cristo, el cual es Dios sobre todas las cosas, bendito por los siglos. Amen.”

Pero no solo Pablo. El evangelio de Juan, que probablemente fue escrito en los años noventa del primer siglo también afirma la divinidad de Cristo (Juan 1:1-3,14). Estas creencias ya eran generalizadas en el cristianismo casi tres siglos antes del Concilio de Nicea. Hay que recordar que Cristo fue crucificado por declarar que Él era Dios mismo (Juan 8:57-59 con Éxodo 3:13,14) y millones de sus seguidores fueron torturados y asesinados por defender la certidumbre de tal Deidad ¿y el Sr. Brown ahora pretende cambiar la historia y convencernos de que la “verdad” no se supo hasta que imprimió su libro y revelo la “verdad”?.

Esto es común entre las sectas y las falsas religiones. Todos dicen que Dios o el destino ha estado esperando a que Russell, Mahoma, Elena, Smith y ahora el Sr. Brown llegaran para decirnos la “verdad”. La idea de que Jesús era Dios no resultó de una votación que tuvo lugar trescientos años después del tiempo de Jesús. Recordemos que mucho antes de que Constantino naciera y que los evangelios gnósticos existieran los cuatro evangelios del Nuevo Testamento ya se consideraban antiguos y como la autoridad final de la Iglesia. Sugerir que la creencia en la divinidad de Jesús vino tan tarde, como lo hace la novela de Brown (p.290), solo contribuye al avance de la ficción mediocre y la mala historiografía.

Además, Jesús hizo muchas cosas que demostraron que además de ser verdadero Dios también era verdadero hombre. Él comió, sintió sed, durmió, se cansó, vivió y murió. Su vida diaria era como la de cualquier ser humano. Jesucristo era 100% humano, así que, si Él hubiera estado casado y engendrado hijos, no habría dejado de ser Dios sino que habrían sido un reflejo de su completa humanidad. Si Jesús estuvo casado, no había necesidad de descubrir el hecho. Si Jesús hubiese estado casado, todavía podría haber sido y haber hecho todo que fue e hizo.

Ahora la Biblia sí habla de que Jesucristo tiene una Esposa y que tiene hijos e hijas pero no como lo describe el Código Da Vinci. La Esposa del Cordero es la Iglesia que Jesucristo edificó y la cual Él quiere presentar al Padre como una iglesia gloriosa, sin mancha, ni arruga, ni ninguna cosa semejante (Efesios 5:21-27). Mientras que cada cristiano forma parte del linaje espiritual de Jesucristo y es participante de la naturaleza divina como hijos e hijas de Dios (Isaías 53:10-12; 2 Pedro 1:3,4).

En conclusión, el libro El Código Da Vinci nos presenta un cuadro muy diferente de Jesús, María Magdalena y la historia verídica del Cristianismo (2 Corintios 11:1-4). ¿Qué podemos aprender de todo esto? Que aquellos que estuvieron más cerca de Jesús nos han contado la historia de Jesús. Creer en Jesucristo, confiar en la obra que Él ha hecho y hará por ti, ese es el verdadero código de Jesús. El Código Da Vinci ya dejó de ser popoular en las librerías, mientras que el libro inmortal y siempre nuevo, el Libro de los libros, la Santa Biblia, sigue y seguirá vendiendo más que todos los libros de los enemigos de la cruz juntos hasta “…la manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo” (Tito 2:13).



Fuente: https://www.facebook.com/elateismoesunarisa2.0/posts/496711263852038:0



_____________________________ 
¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa. Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...