lunes, 9 de mayo de 2016

La Economía Especulativa Supera en más de 125 veces el Dinero en Efectivo

Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación: 1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 5:22 absteneos de toda forma de mal.

_____________________________ 


El Salmón Contracorriente


La economía especulativa ha alcanzado dimensiones inimaginables. La grandísima complejidad que el sistema financiero ha adquirido en los últimos años, junto con la amplia desregulación que se le ha aplicado, especialmente desde la década de 1980, hace difícil su control y la previsión de consecuencias ante determinadas decisiones.




Tras la crisis del 2008 medios, analistas y economistas comenzaron a realizar la distinción entre economía especulativa y real, distinción que muchas no entendíamos. A pesar de que la última crisis capitalista se ha desarrollado en la espera financiera, millones de personas en todo el mundo se han quedado sin trabajo.

¿Por qué?


Economía real y Economía financiera


La economía real y financiera son interdependientes. Por economía real se entiende la economía productiva, la que genera empleo, la que está basada en la agricultura y la industria y que se basa en un tejido productivo sólido. La economía financiera es la que se desarrollo en los mercados financieros, los mercados de valores y las grandes inversiones. En la economía financiera el dinero se mueve muy rápido, es altamente especulativa y está poco regulada.

La crisis de 2008 tuvo su origen en la esfera financiera. Con la caída de uno de los gigantes de la banca de inversión, Lehman Brothers, los mercados e inversores entraron en pánico, lo que provocó una crisis de liquidez. El flujo de efectivo (el dinero circulante) se redujo, por lo que las personas de a pie consiguieron menos créditos para sus pequeñas empresas y tuvieron que cerrar. Se quedaron sin empleo y dejaron de pagar su hipoteca. Fueron desahuciadas y las bolsas de pobreza aumentaron drásticamente. Las diferencias de renta se hicieron abismales. De una manera muy simplificada, esta fue una de las situaciones tipo que ocurrieron hace 8 años y que siguen ocurriendo a fecha de hoy.

En el sistema económico en el que vivimos hoy en día, existen a grandes rasgos, dos tipos de banca: la banca comercial o de depósitos, [1] la cual cuando trata con personas se llama banca minorista (préstamos para casas o automóviles, por ejemplo) y cuando trata con empresas se llama banca corporativa (ofrecen servicios específicos para que las empresas puedan desarrollar su actividad) y la banca de inversión, cuya principal función es ayudar a las empresas a conseguir inversores.

Generalmente, aunque no siempre, la banca corporativa y de inversión suelen ser ramas de un mismo banco. Por ejemplo, Barclays tiene bajo el nombre de Barclays Bank SAU los servicios de banca minorista, gestión de patrimonios y banca corporativa. Barclays Bank PLC lleva la banca de inversión. Otros bancos como Goldman Sachs operan solo como banca de inversión.


La complejidad del sistema financiero


Los bancos de inversión son gigantes financieros que actúan lejos de la economía real. No gestionan clientes minoristas, sino grandes inversores o inversores institucionales, los denominados fondos de inversión.

Los fondos más importantes que existen son: los de pensiones (invierten los ahorros de jubilación de las personas), los fondos soberanos (manejan los activos públicos de los países, como en Noruega, por ejemplo), los fondos de inversión colectiva (gestionan el dinero de pequeños inversores), los fondos de cobertura o hedge funds (invierten en activos de alto riesgo y alto rendimiento) o los fondos de capital riesgo (similares a los hedge funds pero especializados en comprar empresas, reestructurarlas y venderlas a un precio superior). Los fondos titulizados son los que se encargan de invertir en los productos de deuda titulizada. Los bancos de inversión además de gestionar estos fondos para sus clientes, realizan operaciones de autocartera, es decir compran y venden acciones con su propio dinero en estos fondos.


La imaginación de la banca


Desde los 80 y especialmente desde los 90, los bancos de inversión se han dedicado a la creación de nuevos productos financieros, por ejemplo, los productos de deuda titulizada: productos financieros basados en deuda que serán cobrados en el futuro. Dentro de los productos de deuda titulizada está el bono de titulación de activos (ABS en inglés), que agrupa muchos préstamos y lo transforma en un bono compuesto. Estos productos tienen un alto riesgo, porque es posible que los prestatarios finales no pueden devolverlos. Debido a este riesgo, los ABS son difíciles de vender a otros inversores.

La solución es agrupar muchos ABS, de tal manera que el producto contenga tantos préstamos en sí mismo que se reduzca el riesgo del impago, ya que es más difícil que miles de prestatarios no puedan devolver sus préstamos a la vez. Al reducir el riesgo se convierten en comercializables y vendibles en el mercado financiero. Un ejemplo de esto son los títulos respaldados por hipotecas (RMBS en inglés) o en Estados Unidos, préstamos hipotecarios subprime (la crísis de 2008 también ha sido denominada la crisis de las subprime, ya que fueron este tipo de hipotecas las que hundieron los mercados financieros).

A pesar de la ya suficiente complejidad, se ha dado un paso más: los ABS se pueden "estructurar" y convertir en obligaciones garantizadas de deuda (CDO en inglés), es decir, se puede elegir un tipo de ABS como por ejemplo los RMBS y convertirlo en un CDO (no es broma). El CDO es otro bono compuesto que se puede a dividir según tramos de riesgo, los tramos senior son tramos seguros, es decir que serán fácilmente cobrados y los junior los más inseguros.

Aquí es donde aparecen las agencias de calificación o de rating, que son las agencias que califican la deuda como segura o insegura, algunos ejemplos de estas agencias son Standards & Poors, Moody’s o Fitch. Empresas de capital multimillonario que han demostrado su sucio papel a la hora de calificar tanto deudas como a deudores.


Los derivados financieros


Además de los productos de la estructuración de deuda, que disemina el riesgo y lo disimula pero no lo elimina, existen los derivados, que se llaman así porque su valor "deriva" del valor de otras cosas y no de su valor intrínseco. Las cosas en las que se basan los derivados se denominan subyacentes, los cuales pueden ser desde materias primas hasta acciones o índices bursátiles.

Estos derivados pueden ser vendidos en mercados organizados (es decir, la bolsa), en cuyo caso se denominan forwards. El forward es un contrato a largo plazo entre dos partes para comprar o vender un activo a precio fijado y en una fecha determinada.

Otro derivado que existe son los contratos de futuros. Un contrato de futuros es un contrato o acuerdo que obliga a las partes contratantes a comprar o vender un número determinado de bienes o valores (activo subyacente) en una fecha futura y determinada, y con un precio establecido de antemano. Es importante tener en cuenta que "los futuros consisten en acuerdos que obligan a las partes contratantes a comprar o a vender un número determinado de bienes o valores en una fecha futura determinada" (ODG, 2012).

La diferencia con los contratos de futuros es que los forward se contratan en operaciones over the counter es decir fuera de mercados organizados. Los mercados no organizados son los que se negocian directamente entre dos partes. Los mercados organizados son las bolsas de valores. [2]




En la infografía se pueden comprar las dimensiones alcanzadas por los derivados financieros. Para las cifras más conservadoras hablamos que los derivados multiplican en 126 veces el dinero en circulación. No obstante, conviene aclarar que nadie conoce el tamaño de los derivados financieros a fecha de hoy, ya que el mercado ha conseguido una complejidad tal que es imposible de calcular.


La desregulación permite la especulación en los mercados financieros


Generalmente la justificación de los derivados es que permiten reducir riesgos, ya que puedes comprar o vender a un precio fijo en el futuro, [3] sin embargo, los derivados también permiten especular. Esta especulación despegó especialmente en los años 80.

En 1982 dos organismos reguladores en Estados Unidos- el SEC y el CFTC- acordaron que los contratos de derivados no implicarían la entrega de la materia subyacente sino que se podía resolver en dinero, lo que supuso que el mercado de derivados pasara de cosas reales como las materias primas, a cosas abstractas como los índices bursátiles. Tal y como afirma Ha-Joon Chang "a partir de entonces, la imaginación fue el único límite al tipo de contratos derivados que se podían crear".

Hasta la década de los 80 los derivados eran mercados marginales y hasta la década de los 90 los productos de deuda titulizada eran escasos. Pero a partir de entonces han alcanzado dimensiones bárbaras, debido en gran medida a la desregulación financiera. Tal y como afirma Arribas Haro de la Agencia Estatal de Administración Tributaria de España, "los mercados financieros en la mayoría de los países están escasamente regulados, existiendo una liberalización de las operaciones transnacionales, con ausencia de controles de cambio o límites a las entradas y salidas de capital. Esta libertad financiera ha permitido que el capital, cualquiera que sea su origen, lícito o ilícito, se movilice desde cualquier lugar para ser invertido en cualquier país, lo que ha generado un desarrollo considerable de las bolsas de valores y de los mercados de capitales".

Ha-Joon Chang afirma que:

"Empezando por Estados Unidos y el Reino Unido en la década de 1980, un país tras otro han relajado, si no directamente abolido, un aplico abanico de regulaciones financieras: la regulación prudencial de los bancos comerciales (...), los tipos de interés máximos que los prestamistas pueden cobrar; las restricciones a los tipos de activos que pueden poseer las distintas firmas financieras (...), las normativas sobre la agresividad de los préstamos, (...), y la suavización, y a menudo abolición, de las restricciones de los movimientos transfronterizos de capital (...)".

Todo ello ha hecho que por un lado, se produzca una orientación al corto plazo, fomentando las operaciones especulativas que dan altos rendimientos de manera rápida pero son altamente inseguros, y una concentración del sistema financiero global. El ejemplo más claro lo podemos ver en estos días: cómo las élites a nivel mundial operan en paraísos financieros con empresas fantasma, altamente especulativas. Es difícil que se ponga coto a esta situación cuando los que regulan son los que defraudan y los que defraudan son los que regulan, única y exclusivamente para sí mismos.



Notas



[1El tipo de banca existente es más amplia. Se puede dividir en función del tipo de propiedad y del tipo de actividad. Para una clasificación más detallada: http://www.economiasimple.net/tipos-de-bancos.html

[2Los mercados no organizados son los que se negocian directamente entre dos partes. Los mercados organizados son las bolsas de valores.

[3Si el subyacente cuesta más, ganaré, si cuesta menos, perderé. Supongamos que he realizado un contrato derivado de futuro sobre el petróleo: he acordado que dentro de un año compraré 5000 barriles a 100 dólares. Si dentro de un año el petróleo cuesta 90, perderé, porque mi contrato era de 100. Si cuesta 120 ganaré, porque lo estoy comprando 20 dólares más barato que el precio del mercado. Por eso se dice que reduce los riesgos, porque sé de antemano a cuánto lo voy a comprar.



Fuente: http://elsalmoncontracorriente.es/?La-economia-especulativa-supera-en



_____________________________
¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación? Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa. Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...