lunes, 2 de marzo de 2015

Magnate de la Industria Farmacéutica: Especulación Financiera con Fármacos

Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación: 1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 5:22 absteneos de toda forma de mal. 
_______________________________


Miguel Jara


La revista Forbes presenta al rey de la industria farmacéutica en Wall Street. Se llama Brenton “Brent” Saunders, tiene 44 años y es el presidente ejecutivo del gigante farmacéutico Actavis. Lo novedoso es que Saunders dice que la industria del futuro -del presente ya- no es aquella dedicada a investigar sino a especular con medicamentos y laboratorios.




En efecto, el perfil de Brent es el del tiburón financiero alejado de las pipetas del laboratorio y los ensayos clínicos. Eso, la investigación, la deja para universidades e instituciones públicas. A él y los inversores que le poyan lo que le va es comprar y vender empresas que posean medicamentos novedosos.

Hasta hace poco la industria farmacéutica competía por investigar y desarrollar fármacos, hoy hay tendencia hacia la especulación tanto con medicamentos como con laboratorios. Por eso he escrito varias veces que el caso del medicamento Sovaldi para la hepatitis C y la polémica de su enorme precio, unos 25.000 euros en España cuando producirlo cuesta unos 100, no es único y en los próximos años vamos a ver más situaciones similares.
Gilead, el fabricante de Sovaldi, compró el laboratorio Pharmasset que sólo producía el Sovaldi y ya ha rentabilizado la compra al vender el producto carísimo.

Lo de menos es si el fármaco es verdaderamente novedoso y tan buen como lo pintan, India no le ha concedido la patente a Gilead por su fármaco porque dice que no es rigurosamente nuevo. Lo de más es que Gilead se las ha apañado para que la especulación con el mismo le haya salido bien.
Los países, España incluida, lo están comprando y aplicando a los precios que manda el fabricante. Los gobiernos podían obviar la patente de manera legal por motivos humanitarios pero no lo han hecho y han favorecido el negocio.

Lo que anuncia Brent es la profundización en este modelo especulativo de industria “sanitaria”. No es algo nuevo, la propia Gilead desarrolló el medicamento antiviral Tamiflu y luego se lo vendió a Roche para que diera el pelotazo durante las gripes aviar y A de 2005 y 2009 respectivamente. No es nuevo pero insisto es tendencia hoy. No importa tanto la ciencia ni la conciencia lo que importa es comprar “barato” y vender caro.

Otro ejemplo es el que contamos en el post La era de los medicamentos caros: Nuevo fármaco para la gripe a 1.000 dólares.

Es lo que viene ocurriendo en los últimos años con las vacunas. Han ido perdiendo su aura de bien social para convertirse en negocio con el daño que ello conlleva para la confianza en los sistemas de vacunaciones. Lo explica un reportaje de El País:

Vacunar a un niño en un país pobre cuesta hoy 68 veces más que en 2001, según un duro informe de Médicos Sin Fronteras (MSF) que rompe el secretismo en torno al negocio de las vacunas. Un paquete completo de vacunación protegía en 2001 contra seis enfermedades y costaba 0,57 euros. Ahora cubre 12 males y alcanza los 39,25 euros”.

La especulación financiera se ha asentado en el mercado de medicamentos y va a ir a más.

Como reconocía en una entrevista Raymond Gilmartin, exdirector ejecutivo de Merck, “el precio de los medicamentos no está determinado por los costes de investigación. Lo que lo determina, en su lugar, es el valor que tienen en cuanto a su capacidad de evitar y tratar una enfermedad o dolencia concreta”.

En definitiva, los medicamentos valen lo que la sociedad está dispuesta a pagar por ellos. Por eso el marketing es tan importante: es necesario convencer a médicos y pacientes de que se debe usar determinado fármaco. Y en ello vuelcan las farmacéuticas todos sus esfuerzos.

Pero el marketing honesto se hace con verdades y por seguir con el ejemplo de Sovaldi, en ese caso no ha sido así y por Médicos del Mundo ha impugnado en los tribunales la patente del medicamento de Gilead. Cuando se marcan los precios de los fármacos en función de lo que ha costado producirlos se usan ciertos trucos, como exagerar los costes.

En la era de la especulación financiera con tratamientos se usan otros. Por ejemplo, hacer creer que un fármaco es más eficaz y seguro que los ya existentes. Bueno, si es así, que los laboratorios muestren a las administraciones públicas TODOS los datos de sus ensayos clínicos para puedan evaluarse manera independiente.

Si un medicamento es verdaderamente útil y seguro sí que podría valer más que uno que no lo fuera, claro. Pero hay que justificarlo bien antes de recibir el dinero. Mucho me temo que esto no es lo que le interesa a persona como Brent.
Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.
Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...