domingo, 15 de diciembre de 2013

Archivos desclasificados: Mossad espió a opositores del apartheid y el FBI se negó a investigar

Sugerimos que cuando lea una nota de este blog (sea subida de otro sitio o escrita por nosotros) ponga en práctica el consejo de San Pablo dado a los tesalonicenses que presentamos a continuación: 1Tesalonicenses 5:21 Antes bien, examinadlo todo cuidadosamente , retened lo bueno; 5:22 absteneos de toda forma de mal. 
_________________________________

Middle Eastern Policy

El año 2013 marca el vigésimo aniversario de la controversia que involucró a la Liga Anti-Difamación de B'nai B'rith (ADL), cuando se descubrió que la organización había infiltrado, espiado y violado los derechos de privacidad de un amplio número de grupos anti-apartheid y activistas pro derechos civiles, mediante la adquisición ilegal de datos entregados por funcionarios policiales corruptos. La mejor retrospectiva del caso es realizada por el analista de Medio Oriente, Jeffrey Blankfort – quien también fue monitoreado por la Liga – en su libro "The Strange History of the Anti Defamation League: ADL Spies".


Muchos estadounidenses quedaron impactados en 1993 al leer sobre la existencia de una vasta red de espionaje del ADL que no sólo pasaba información al Mossad, sino también a los servicios de inteligencia sudafricanos del apartheid – resultando posiblemente en la misteriosa muerte de Chris Hani y la apresurada deportación o detención de muchos palestinos.

Nuevos archivos desclasificados del FBI revelan no sólo el flujo de cartas enviadas al Congreso y promesas de justicia no cumplidas por el Bureau, sino las tácticas usadas por el ADL que el lobby israelí ha desplegado desde 1940 para evadir su responsabilidad en graves crímenes. Los expedientes del FBI, que originalmente serían desclasificados en 2038, fueron repentinamente liberados a través de un requerimiento por Ley de Libertad de Información (FOIA, en inglés) realizado por el sitio IRmep el 20 de noviembre de 2013, y ahora pueden ser descargados desde el Israel Lobby Archive (ver enlaces al final de este artículo).

Se destapa la red

Un memorándum del 16 de marzo de 1993 inició la investigación de espionaje del ADL en la oficina del FBI de Los Angeles. El FBI descubrió a “individuos no identificados de la Liga Anti-Difamación (ADL) en posesión de información clasificada del Bureau [Federal de Investigaciones]”, junto a “reportes policiales confidenciales y archivos pertenecientes al Departamento de Policía de San Francisco”. Todo comenzó cuando las oficinas de la organización en Los Angeles y San Francisco fueron allanadas y registradas con orden judicial.

Hasta ese momento, Israel estaba interesado en mantener estrechos lazos económicos y militares (incluyendo la venta de armas nucleares) con el régimen sudafricano del apartheid. El ADL de B'nai B'rith, en frecuente contacto con el consultado israelí, se vio obligado a cooperar. El FBI descubrió que uno de sus propios documentos estaba en poder de la división del ADL de Los Angeles. El archivo consistía en “un resumen de actividades relacionadas con el African National Congress (Consejo Nacional Africano, en español)”. El FBI notó inmediatamente que el ADL – que había invertido décadas forjando relaciones fructíferas con el Bureau – no estaba cooperando en su investigación. Las “armas pesadas” de Israel se hicieron sentir a finales del mes.

Generales israelíes visitan la Fiscalía General de EEUU

El FBI ya había experimentado, reiteradamente, una incómoda interferencia externa en sus investigaciones sobre las redes de espionaje y contrabando de Israel en Estados Unidos. El escándalo del ADL no fue la excepción. En la década de los 40, el FBI presenció el repentino abandono de procesamientos contra cientos de estadounidenses que traficaban, ilegalmente, armas convencionales para combatientes judíos en Palestina, financiadas con dineros emitidos desde Nueva York. La intervención de autoridades israelíes y el contribuidor de campañas políticas, Abraham Feinberg, fue suficiente para que el Departamento de Justicia desistiera de procesar a los inculpados.

Un memorándum del FBI del 31 de marzo de 1993 revela que “dos personas, descritas como ‘generales israelíes’, están (viajando) o a punto de viajar a Washington, D.C… el propósito de su viaje es intentar visitar a la Fiscal General para presionar por el fin de las investigaciones del FBI… Las investigaciones del FBI sobre estas materias están causando un gran problema de interferencia en las actividades estadounidenses de la Liga Anti-Difamación… Israel está buscando interceder en nombre del ADL”.

Los estadounidenses piden justicia

Montones de cartas al Congreso fueron dirigidas al FBI y a la fiscal general Janet Reno pidiendo agilizar la persecución criminal del ADL. Pese a que solían distanciarse del sustento de las quejas, los congresistas Robert Kerrey, John McCain, Richard Lugar, Hank Brown, Jill Long, Dennis De Concini, y Ernest Hollings, se vieron forzados a reenviar las cartas de indignación. El Consejero Legislativo del FBI, Charles E. Mandigo, revisó demandas para enjuiciar al “ex oficial policial de San Francisco y ex agente de la CIA [Thomas Gerard]”, quien “vendía información policial sobre estadounidenses árabes a agentes del Mossad”. Mandigo aseguró que el FBI buscaría “activamente el enjuiciamiento de cualquier individuo o empresa que se descubra (estando) involucrada en actividades ilegales”. Las expectativas, sin embargo, no fueron alcanzadas.

Cambio de personal

Después de entrevistar a un ex bibliotecario del ADL que había trabajado con el contratista encubierto Roy Bullock, el FBI se enfocó rápidamente en el director regional del ADL, David Lehrer, como el principal sospechoso de adquirir y transferir archivos clasificados del Bureau a través de la Liga. La oficina del FBI de Los Angeles pidió una y otra vez que el director del Bureau autorizara una entrevista formal con Lehrer. Pero el director del FBI William Sessions, instalado desde la administración Reagan, abandonó su puesto en julio de 1993. El director interino Floyd Clarke no tomó ninguna acción antes de abandonar el FBI el 1 de septiembre. No fue sino hasta el 23 del mismo mes, que el nuevo director del FBI de la administración Clinton, Louis Free, autorizó que el agente especial Edward J. Curran hiciera la única entrevista que podía llevar al procesamiento de los responsables. El documento ordena: “entrevista personalmente a David Lehrer, Director Regional – ADL – Los Angeles… La entrevista será conducida según los estatutos FCIM 65-5.1, y registrada en una FD-302 en el evento de que esta materia requiera posible enjuiciamiento”.

Pero fue demasiado tarde. Israel había tenido medio año para impulsar el bloqueo de las investigaciones. El 1 de diciembre de 1993, el ministro de Justicia israelí, David Libai, se reunió por una hora con la fiscal general Janet Reno. Libai gastó los primeros treinta minutos para asegurar, inútilmente, que se llevara a efecto la recomendación hecha por Reno al Presidente Clinton de que la sentencia del espía del Mossad. Jonathan Pollard, fuera conmutada. Lo que Libai hizo durante los treinta minutos restantes no fue revelado, pero el 22 de marzo de 1994, la oficina del FBI de Los Angeles informó que cerraría su investigación sobre el espionaje del ADL – aparentemente sin haber entrevistado a Lehrer. En abril, Janet Reno leyó escandalizada el último informe de la Liga Anti-Difamación sobre el peligro de las milicias estadounidenses. La incómoda relación entre el FBI y el ADL – ordenada primero por J. Edgar Hoover y renovada más tarde por el director del Buraeu, William Webster – estaba nuevamente en pie.

Continúan las actividades

Hasta la desclasificación de estos nuevos archivos, nunca quedó muy claro si el FBI investigó apropiadamente la circulación ilegal de sus archivos confidenciales. Sólo ahora la “controversia de archivos” del ADL podrá entrar en el panteón de investigaciones criminales del lobby israelí que han sido cerradas inapropiadamente.

El incidente de 1993 tiene muchas similitudes con el escándalo de espionaje de AIPAC de 2005, cuando un oficial del Departamento de Defensa y dos empleados del AIPAC fueron acusados bajo la Ley de Espionaje por filtrar información clasificada de interés nacional, en un intento no exitoso de fomentar un ataque de Estados Unidos contra Irán.

AIPAC expulsó a Steven J. Rosen y Keith Weismann por conductas que no se condecían “con los estándares que AIPAC espera de sus empleados” – pese a que las actividades de la pareja habían sido premiadas largamente por la organización. La acción sugirió que AIPAC quería prevenir un procesamiento criminal fatal para la organización en su conjunto. Las autoridades del Departamento de Justicia del gobierno de Obama anularon el enjuiciamiento criminal poco después de que el presidente llegara a la oficina oval, en 2009. Como en el caso de AIPAC, el director nacional del ADL, Abraham Foxman, despidió a Lehrer en 2002 sin ninguna explicación.

Documentos desclasificados

ARCHIVO 1

(Incluye: Un memorándum de fecha 15/3/1993 al director del FBI, que describe a “individuos no identificados de la Liga Anti-Difamación (ADL) en posesión de información clasificada del Bureau [Federal de Investigaciones]”; documento que consigna contacto entre agente especial del FBI y “ex empleado del ADL” para averiguar “cómo el ADL se convirtió en receptor de un documento del FBI; un memorándum secreto del FBI indica que el ADL consiguió “un resumen de actividades relacionadas con el Congreso Nacional Africano (ANC)”; un memorándum de fecha 31/3/1993 revela “dos personas, descritas como ‘generales israelíes’, están (viajando) o a punto de viajar a Washington, D.C… el propósito de su viaje es intentar visitar a la Fiscal General para presionar por el fin de las investigaciones del FBI”; entrevista conducida por el FBI al “testigo bibliotecario”; recortes de prensa sobre el “escándalo de espionaje” del ADL; un memorándum de fecha 9/23/1993 en que el director del FBI autoriza al agente especial Edward J. Curran "entrevistar personalmente a David Lehrer, Director Regional - ADL - Los Angeles”; un teletipo de fecha 22/3/1994, en que el FBI de Los Angeles cierra investigación sin entrevistar a David Lehrer, y más).

ARCHIVO 2

(Incluye: Cartas ciudadanas al Congreso pidiendo acelerar la acción de la policía en el escándalo del ADL; el Consejero Legislativo del FBI, Charles E. Mandigo, asegura que perseguirá a responsables del escándalo).

ARCHIVO 3

(Incluye: El Consejero Legislativo del FBI, Charles E. Mandigo responde preguntas sobre el enjuiciamiento de un “ex oficial policial de San Francisco y ex agente de la CIA [Thomas Gerard]”, quien “vendía información policial sobre estadounidenses árabes a agentes del Mossad”).

ARCHIVO 4

(Incluye: Documentos del FBI con fecha 4/4/1994, expuestos luego de un requerimiento bajo FOIA del periodista Scott Thompson, pidiendo información sobre vínculos con el ADL. “La actual liberación de material consiste en archivos de la Oficina de Campo de Nueva York en relación a una investigación de extorsión, una investigación del Departamento de Estado, y un archivo administrativo de relaciones/correspondencia públicas. El material documental claramente los vínculos entre la Oficina de Campo de Nueva York y la oficina del ADL en Nueva York; una carta con fecha 9/1/1979 del ADL, pidiendo al director del FBI William Webster un asesor para que “nos aconseje sobre medidas de seguridad para nuestra prontamente nueva casa en el 823 de United Nations Plaza; respuesta de Webster con fecha 5/2/1979; correspondencia de Janet Reno sobre informe de milicias armadas emitido por el ADL, con fecha 1/5/1994).

*El siguiente artículo fue publicado originalmente en el Institute for Research: Middle Eastern Policy (IRmep) y es traducido en exclusiva en español para Verdad Ahora.



Fuente: http://verdadahora.cl/archivos_desclasificados_mossad_espio_a_opositores_del_apartheid_y_el_fbi_se_nego_a_investigar.html  



_________________________________
¿Está usted afirmado sobre la Roca de la Salvación?
Jesucristo: Dios con nosotros, quien vino a morir por nuestros pecados y nuestra maldad; quien resucitó al tercer día y vuelve en breve según su inquebrantable promesa.
Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar. Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...