jueves, 2 de diciembre de 2010

Conexión entre el Comunismo, el Satanismo y el Nuevo Orden Mundial

Apocalipsis, los últimos tiempos. ¿Está usted afirmado sobre la Roca de la salvación?

Fuente:
http://seguidoresdelreydereyes.blogspot.com

A la luz del siguiente artículo podríamos tranquilamente comparar a Lenin con el actual presidente americano. Bien, siendo refugiado de un país comunista, luego de la “caída de la cortina de hierro”, me sobrevino la idea de que el comunismo sólo era un experimento satánico, que más adelante debía ser aplicado en serio a la humanidad toda, conforme a las profecías delineadas en el libro bíblico de Apocalipsis. En la actualidad vemos como este plan se viene desarrollando en los Estados Unidos de Norteamérica, Europa y .... ¿en mi país? ¡Estemos preparados! Juan Espina
La vieja Unión Soviética (Rusia) siempre ocupa algún lugar destacado en las noticias. Boris Yeltsin ya forma parte de la historia y un nuevo hombre líder había surgido en Rusia, Vladimir Putin. Este nuevo presidente (en el 2000 tenía 47 años), con su agradable esposa llamada Lyudmila, había gobernado a Rusia por varios años de una manera muy llamativa, y ahora juega su rol detrás de las bambalinas. Es graduado en Derecho en la Universidad de San Petersburgo.
Pero este hombre tiene un lado siniestro: Antes de la denominada caída del comunismo, fue agente de la nefasta KGB durante diez años en Alemania del Este. Cuando Alemania del Este se derrumbó, se trasladó a San Petersburgo, donde consiguió trabajar para el alcalde “liberal” Anatoly Sobchack. También trabajaba para este alcalde, el "reformador" Anatoly Chubais. Boris Yeltsin se fijó en ambos y les pidió que fuesen a Moscú para trabajar para el gobierno ruso: Chubais como ministro del gobierno de Yeltsin y Putin como jefe de la nueva KGB, ahora denominado SERVICIO FEDERAL DE SEGURIDAD (FSB).
Es sumamente importante comprender, que el antiguo servicio de inteligencia comunista no ha cambiado. Cuando los comunistas tomaron el poder en Rusia, después de la sangrienta guerra civil que duró desde 1917 hasta 1922, inmediatamente crearon una organización TERRORISTA que utilizarían contra el pueblo de Rusia. Primero se la llamó "CHEKA" (1917-1922), siglas en ruso que significan Comisión Extraordinaria Rusa para combatir la Contra Revolución y el Sabotaje. A continuación, el nombre se cambió a "GPU", siglas en ruso para Administración Política de Estado. Desde 1922 a 1934 se convirtió en "OGPU", siglas de la Administración Política del Estado Unificada; posteriormente estas se sustituyeron por "lNKVD" - Comisariado del Pueblo para Asuntos Internos - hasta 1960. En ese año volvió a cambiar de nombre, el cual bien recordamos: "KGB", siglas de Comité de Seguridad del Estado.
PEOR QUE LA "GESTAPO" Y LAS "SS" DEL NAZISMO JUNTAS
Desde la caída de la Alemania nazi en 1945, por todo el mundo se ha adoctrinado a la gente mediante libros, películas y la enseñanza en las escuelas, sobre las horribles condiciones existentes en Alemania durante el régimen de Hitler; y de la manera en que las personas fueron brutalmente detenidas, algunas de ellas asesinadas después de ser torturadas y otras enviadas a campos de trabajo forzado y a campos de exterminio. No pongo en duda de que ocurrieron cosas horribles a muchas personas, incluyendo a la población civil alemana, la cual sufrió bajo la opresión del nazismo alemán.
Pero lo que los “educadores” en Occidente han omitido de mencionar de manera adecuada, son las atrocidades cometidas por los gobernantes comunistas en la Unión Soviética; que fueron, en la mayoría de los casos, mucho peores. Si los Nazis vertieron ríos de sangre, los carniceros comunistas derramaron océanos.
Para que cualquier cristiano que vive en Occidente pueda comprender la brutalidad de la CHECA, permítanme que se lo ilustre a continuación: Imagínense cualquier ciudad de los Estados Unidos (o de cualquier otro país) rodeada por fuerzas armadas y con todas las vías de comunicación totalmente impedidas. Estas fuerzas entran en la ciudad, capturando a todas las personas que trabajan para la administración local o agencias federales. Sin ningún tipo de juicio, se las conduce a centros comerciales, donde son asesinadas frente a un público que queda horrorizado. Incluidos entre estas personas estarían todos los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley, empleados de correos, trabajadores de servicios sociales, etc. Después su objetivo sería la escuela pública. Allí se captura a todos los maestros y a los mejores estudiantes, todos los cuales también son fusilados. Ahora es el turno de las iglesias: pastores, diáconos, maestros de la Escuela Dominical; se captura a todos los dirigentes y se los asesina sin previo juicio. Después todos los profesionales, como médicos, enfermeras, ingenieros, editores de periódicos y demás escritores; empresarios serían capturados y se les dispararía en aparcamientos públicos. Así, todas las personas consideradas de clase alta, o clase media, serían capturadas y fusiladas.
La ciudad no tendría ningún orden y la CHECA mantendría una guarnición allí, la cual vaciaría cárceles y prisiones, colocando a los convictos en puestos direccionales para asegurarse de que el resto de la población obedezca a sus nuevos dirigentes.
Imagínense que esto sucede en todas las ciudades del país donde Ud. vive, sin que quede a salvo siquiera la más pequeña ciudad o comunidad. La nación sería como una persona decapitada, yaciendo sólo el cadáver. Esto es lo que la Internacional Comunista hizo en Rusia. Fue uno de los peores genocidios en la historia de la humanidad. El pueblo ruso, incluido el pueblo de Ucrania, fue violado y asesinado; y los que sobrevivieron, lo hicieron bajo las peores condiciones de esclavismo que jamás haya visto el hombre.
¿QUIEN FUE OBJETIVO DE LOS SERVICIOS DE LA INTELIGENCIA SOVIETICA?
Tan pronto como se creó la CHECA en diciembre de 1917, la dirección comunista publicó una lista de sus enemigos, los cuales debían ser eliminados, es decir, asesinados. Arriba en la lista estaban los miembros de la nobleza rusa (también mujeres y niños), hombres de negocios, todos los maestros, oficiales de policía, todas las personas pertenecientes al antiguo sistema judicial, todos los miembros de organizaciones civiles, oficiales de las anteriores Fuerzas Armadas, todos los clérigos - incluyendo a sacerdotes ortodoxos y pastores y dirigentes cristianos (bautistas y pentecostales). A los maestros de Escuela Dominical los comunistas los consideraban como una amenaza terrible.
También fueron objetivos de exterminio los estudiantes más destacados en las escuelas, quienes - según ellos - potencialmente se podrían convertir en los líderes de una posible insurrección anticomunista. Cuando el infierno llegó y bandas de la CHECA irrumpieron en ciudades y aldeas, capturaron a los niños y se los condujo a las afueras de las poblaciones; allí fueron brutalmente asesinados y enterrados en fosas comunes - muchos todavía con vida mientras se los sepultaba.
Las Unidades de la CHECA estaban conformadas por dirigentes comunistas y ex convictos de las prisiones rusas, los cuales ejecutaron las matanzas. A medida que los bolcheviques iban ganando más territorio, todas las prisiones se iban vaciando. La brutalidad de este genocidio de las personas más ilustradas del pueblo ruso, se presentará algún día en el Gran Juicio, cuando salga a la luz toda la verdad y se establezca justicia por parte del Rey de reyes, Jesucristo. (Apocalipsis 20:10-15).
Estoy seguro de que la mayoría de los que estáis leyendo esto os será difícil comprender esta brutalidad, ya que no tenéis una "mente criminal". Pero los despiadados dirigentes comunistas tenían un objetivo, el de aplastar al pueblo ruso para siempre y destruir cualquier tipo de posible oposición en contra de los invasores comunistas. Lo que no os han enseñado en la escuela, es que la revolución comunista fue una invasión extranjera por parte de una mayoría de judíos rusos, que fueron entrenados y formados en Alemania, Suiza, Inglaterra y en los Estados Unidos.
Karl Marx y Friedrich (Federico) Engels eran dos alemanes judíos, nacidos y criados en familias que practicaban la cábala. Ambos se convirtieron en adoradores de Satán. Se instalaron en Londres, Inglaterra, donde escribieron la teología del comunismo: "El Manifiesto Comunista", publicado en 1848, y "El Capital", publicado por primera vez en Berlín en 1867.
LA RELACION ENTRE EL COMUNISMO Y EL SIONISMO
En estos momentos algunos de mis lectores pueden ponerse nerviosos y pensar que lo que escribo es antisemita. Lo que les cuento es la verdad, la cual ha sido eliminada durante más de cien años y ocultada bajo la tapadera del "MIEDO". Si se esfuerzan en comprobar los hechos históricos reales, descubrirán que lo que digo es verdad. Ahora, permítaseme citar una fuente que no puede ser refutada: el pastor rumano Richard Wurmbrand, que sufrió mucho por su fe bajo el régimen comunista de Rumania (Wurmbrand nació judío, pero se transformó en cristiano nacido de nuevo - ver Juan 3). Voy a citar los siguientes extractos de un pequeño libro suyo, titulado "¿QUIEN FUE KARL MARX?", páginas 51 y 52:
EL FALSO SIONISMO DE MOISÉS HESS
"Para completar el cuadro, unas palabras más acerca de Moisés Hess, el hombre que convirtiera a Marx y a Engels a la idea socialista.
Hay una lápida en Israel inscrita con las palabras: “Moisés Hess, fundador del Partido Alemán Social-Demócrata”. En el Catecismo Rojo para el Pueblo Alemán, Hess expone sus creencias. “¿Qué es negro? Negro es el Clero... Esos teólogos son los peores aristócratas... El clérigo enseña a los príncipes a oprimir al pueblo en nombre de Dios. En segundo lugar, enseña al pueblo a dejarse oprimir y explotar en nombre de Dios. En tercer lugar, y principalmente, provee para sí mismo, con la ayuda de Dios, una vida espléndida en la tierra, mientras que aconseja al pueblo a esperar por el cielo...
“La bandera roja simboliza la revolución permanente hasta la victoria completa de las clases trabajadoras en todos los países civilizados: La República Roja... la revolución socialista es mi religión... los obreros, cuando hayan conquistado un país, tienen que ayudar a sus hermanos en el resto del mundo”.
Esta era la religión de Hess cuando por primera vez imprimió el Catecismo. En su segunda edición, añadió algunos capítulos. Esta vez, la misma religión, o sea, la revolución socialista, usa lenguaje cristiano para acreditarse a sí misma entre los creyentes. Junto con la propaganda sobre la revolución, se intercalan algunas palabras agradables sobre el cristianismo como la religión del amor y el humanismo. Pero su mensaje tiene que ser esclarecido: su infierno no puede estar en la tierra y su cielo en el más allá. La sociedad socialista será la verdadera realización del cristianismo. De esa forma, Satanás se disfraza como ángel de luz.
Después que Hess convenció a Marx y Engels en la idea socialista, clamando desde un principio que su propósito sería “darle el puntapié final a la religión medieval” (su amigo Geog Jung lo dijo aún más claramente: “De seguro que Marx aventará a Dios de su cielo”), un interesante desarrollo tomó lugar en la vida de Hess: aquel que había fundado el socialismo moderno, también fundó un movimiento enteramente diferente, una forma específica de Sionismo.
Hess, el fundador del socialismo moderno, un socialismo cuyo objetivo es “aventar a Dios del cielo”, fue también el fundador de un tipo diabólico de Sionismo, el que suponía iba a destruir al Sionismo correcto, el Sionismo de amor, de comprensión y de paz.
Él, quien le enseñara a Marx la importancia de la lucha de clases, escribió en 1862 las sorprendentes palabras: “La lucha de razas es primaria, la lucha de clases es secundaria”. Había encendido el fuego de la guerra de clases, fuego nunca extinguido, en vez de enseñar a las gentes a cooperar para el bien común.
Este mismo Hess, pues, engendró un Sionismo distorsionado, un Sionismo de lucha de razas, un Sionismo impuesto por fuerza contra los hombres que no sean de la raza judía. Así como rechazamos el marxismo satánico, todo judío o cristiano responsable tiene que rechazar esta diabólica perversión del Sionismo.
Hess reclama a Jerusalén para los judíos, pero sin Jesús el Rey de los Judíos. ¿Qué necesidad tenía Hess de Jesús? Escribe: “Cada judío puede transformarse en un Mesías, cada mujer judía en una Madre Dolorosa”. ¿Entonces, por qué no hizo del judío Marx un Mesías, un Ungido de Dios, en vez de un hombre lleno de odio, tratando de aventar a Dios del cielo? Para Hess, Jesús es “un judío, a quien los paganos deificaron como su Salvador”. Ni Hess ni los judíos parecen necesitarle”.
Pagina 56:
“Se podría añadir que Hess no fue solamente la fuente original del marxismo, y el hombre que intentó crear un Sionismo anti-Dios, sino también el predecesor de la actual teología de la revolución del Concilio Mundial de Iglesias y de las nuevas tendencias en el catolicismo que hablan de salvación. Un mismo hombre, casi desconocido, ha sido el portavoz de tres movimientos satánicos: el comunismo, el tipo de Sionismo racista y lleno de odio, y la teología de la revolución”
En la página 11 de este libro, el Pastor Wurmbrand cita una parte de un poema escrito por Karl Marx, que se titula "el Violinista”:
”Los vapores infernales suben y llenan la mente,
Hasta que enloquezco y mi corazón es totalmente cambiado.
¿Ves esta espada?
El Príncipe de las Tinieblas me la vendió.”
Biografía breve de Moisés Hess
Su nombre completo era Moritz Moisés Hess, nacido en 1812 en Bonn, Alemania, en una familia judía de ricos industriales. Moisés murió en París en 1875 y fue enterrado en Israel. Fue cabalista y seguidor de Jacob Frank. En "Judisches Lexicon”, Berlín, 1928, páginas 1577/78, fue catalogado como un rabino comunista y el padre del socialismo moderno. Hess lanzó en 1841 el periódico "Rheinische Zeitung", y un año más tarde hizo jefe de redacción a Karl Marx (por entonces tenía 24 años de edad). Hess introdujo a Marx en una orden Masónica y lo convirtió al socialismo y luego al comunismo. En 1844, Hess presentó a Friedrich Engels a Karl Marx. Engels era dos años más joven que Marx. Moisés Hess era también miembro de los Illuminati, y en 1847 introdujo a Marx y a Engels en esta orden satánica. La rama de los Illuminati a la que pertenecieron se llamaba "LIGA DE LOS JUSTOS" (más tarde llamada LIGA DE LOS COMUNISTAS). Cuando posteriormente Karl Marx se trasladó a Londres con su familia, fue respaldado - hasta el momento de su muerte - por Nathan Rothschild.
Si alguien hubiera profetizado en el año 1850 que la labor de estos tres Judíos alemanes algún día conduciría a la formación de la Unión Soviética y a la propagación del comunismo, que en su momento culminante abarcó a más de la mitad de la población mundial, nadie se lo hubiese creído. Lo mismo puede decirse de Mahoma, el fundador del Islam, y de todos los demás hombres endiablados que a través de sus escritos y malvados complots han causado tanta muerte y dolor en el mundo. Hoy en día, los cristianos no pueden discernir las maldades que esta gente demoníaca esta esparciendo; maldades cuyo objetivo es impulsar algún día la llegada del Anticristo a este mundo.
EL ODIO DE HESS, MARX Y ENGELS SE DESATÓ EN RUSIA
Hess murió en 1875; Marx, ocho años más tarde, en 1883. Engels vivió 12 años más que Marx, muriendo en 1895. Pero tuvieron discípulos poderosos, que se convertirían en nombres importantes después de la revolución bolchevique de 1917. Veintitrés años después de la muerte de Engels, Vladimir Lenin, cuya madre era judía, encabezó desde Suiza un grupo de comunistas de diversas nacionalidades. Este grupo atravesó Alemania, Suecia y Finlandia hasta llegar a San Petersburgo, en Rusia. Con Lenin estaba su esposa judía Krupsakaya, la cual desempeñó un papel importante en la revolución. Desde Nueva York arribó el judío ruso Lev Davidovich Trotzky, con 300 judíos rusos - bien entrenados - que se prepararon en Nueva York para convertirse en oficiales del futuro Ejército Rojo. A estos se les ha de añadir otros 90.000 jóvenes judíos rusos que se habían exiliado temporalmente en Siberia, o que se habían fugado de Rusia refugiándose en diferentes países europeos, entrenándose a la espera del momento de la toma del poder en Rusia. En Rusia se unieron al joven Stalin, que estaba casado con una mujer judía.
No dispongo de espacio para nombrar a todos los judíos bajo el liderazgo de Lenin y más tarde de Stalin. Pero estos son los más destacados: Lenin formó una "troika" (= trío) con Zinoview y Kamenev, ambos judíos. En 1922 el politburó estaba formado por Lenin, Zinoviev, Kamenev, Trotzky, Bukharin, Tomsky y Stalin. Cuando Lenin murió en 1924, Stalin se sirvió de todos ellos hasta que finalmente los asesinó mediante sus agentes.
Pero, en este artículo, quiero centrarme en las operaciones de la inteligencia comunista. Los siguientes hombres y mujeres - todos judíos - fueron líderes de la CHECA en 1918, año cuando comenzó el terror: presidente, Félix Dzerzjinskij (Rufin), alias "El Acero Felix". Directores adjuntos: Jakov Peters, Sjklovskij, Kneifis, Zeistin, Krenberg, María Chaikina, Sachs, Leontevitj, Delafabr, Blumkin, Alexandrovitj, Zitkin, Zahlman, Ryvkin, Reintenberg, Fines, Goldin, Gelperstein, Knigessen, Deibkin, Schillenckus, E. Rozmirovithj, G. Sverdlov, Karlson, Deibol, Zakis, Janson, Sjaumjan, Seizjan, Fogel, Antonov, Jakov Sorenseon.
En sólo un año, 320.000 clérigos rusos fueron asesinados por esta “máquina de matar”. Según los registros del KGB que se hicieron públicos después de 1991, esta “máquina de matar” de la CHECA exterminó a 10.180.000 personas entre 1918 y 1920. La brutal guerra civil que Lenin desencadenó para someter a Rusia, causó otros 15 millones de muertos. Durante la hambruna “provocada” de 1921 a 1922, murieron otros 5,053,000 rusos. Durante los cuatro primeros años que Lenin estuvo en el poder, exterminó a más de 30 millones de rusos.
Cuando Stalin asumió el poder en Rusia, Lazar Kaganovitj se convirtió en su mano derecha. Lazar nació en 1893, y a la temprana edad de 21 años se graduó en la Academia Judía Superior Talmúdica; luego, al año siguiente, fue nombrado "Gran Rabino" de Rusia. Stalin tenía plena confianza en Kaganovitj, el cual utilizó la “maquina de matar” de la Inteligencia para seguir matando al pueblo ruso.
Fue Kaganovitj el que propició la enorme hambruna de 1932-33, siendo las zonas más afectadas Ucrania y el norte del Cáucaso. Todos los agricultores autónomos fueron obligados a abandonar sus granjas; a algunos de ellos se los obligó a formar parte de los "kibutz", que en ruso se denominaron "kolchos". Stalin dio órdenes de que la población rusa tenía que disminuir; con esto pudo vanagloriarse de que no había desocupados en la Unión Soviética, la cual se presentaba ante Occidente como el "Paraíso de los Trabajadores". En 1933, seis millones de personas, entre hombres mujeres y niños, murieron de hambre. Durante la primavera de 1933, cada día morían unas 25.000 personas en Ucrania. Los soviéticos provocaron 15 millones de muertos. Stalin puso a cargo de este exterminio a tres judíos comunistas; Lazar Kaganovitj, Jakov Jakovlev (Epstein) y G. Kaminskij. Estos tres hombres decidieron cuantos agricultores quedarían en la Unión Soviética, y cuantos otros morirían de hambre o irían al Gulag (campos de trabajo forzado).
La situación fue tan grave en Ucrania, que en 1934 se generalizó el canibalismo y los niños huérfanos fueron conducidos a centros especializados, donde fueron sacrificados y sus cuerpos troceados y vendidos a la población. También es importante poner de manifiesto que Lev Trotsky encabezó una unidad en Rusia entre 1929-1931, para incautar las granjas de los campesinos y obligarlos a trabajar en granjas colectivas.
Para que los lectores comprendan los daños causados al pueblo ruso, echen una ojeada a estas cifras. Además las bandas de asesinos comunistas sacrificaron 17,7 millones de caballos, 29,8 millones de cabezas de ganado (10 millones de vacas lecheras), 14,4 millones de cerdos y 93,9 millones de ovejas y cabras.
El resultado de esta destrucción generalizada de la agricultura en Rusia y de su ganado para carne y lechero, fue que alrededor de 15 millones de rusos murieran de hambre. Estas cifras han sido tomadas de los archivos oficiales de la KGB, disponibles después de la caída de la Unión Soviética en 1991.
EL GULAG
Mientras escribo estas líneas, mi alma llora profundamente a medida que imagino el sufrimiento y la destrucción de toda una nación, y a las personas que perdieron todo lo que tenían, incluso sus vidas, en manos de "hombres satánicos". Los Gulag eran campos de trabajo forzado iguales o aún peores que los campos de los nazis. Existieron unos 3000 campos esparcidos desde Murmansk hasta el oeste de Siberia. Según Alexander Solzhenitsyn, por el Gulag pasaron entre 40 y 50 millones de personas entre los años 1928 y 1953. A pesar de que la antigua Unión Soviética se deshizo en 1991, todavía existen Gulags. En cada campo había de 2.000 a 10.000 prisioneros.
Pero no todos los presos llegaron a los campos. Muchas veces los trenes se detenían en su camino en pleno invierno y se obligaba a todos los presos a bajar. Allí se los forzaba a desvestirse y se los regaba con agua helada, mientras los guardias se mofaban, riéndose y gritando: "vaya cortina de humo caliente”. Sobra decir que, con este tipo de trato, no pudieron sobrevivir.
ASESINATOS PLANIFICADOS SISTEMATICAMENTE
Durante el año 1937, el Comité Central Comunista decidió que la población rusa tenía que ser suprimida aún más. Se ordenó al NKVD que exterminase un número de 268,950 personas. Para entonces los dirigentes concluyeron que el ritmo de la matanza era demasiado lento; es así que la cuota de muertes se incrementó por 48.000 personas.
Durante los años 1937-38 la NKVD detuvo a siete millones de presos políticos, de los cuales la cifra de asesinados llegaba a 40.000 al mes.
Los detenidos no habían cometido ningún delito. Las unidades de la NKVD rodeaban barrios y aldeas, y luego, al azar, cargaban gente como ganado. Con el fin de acelerar la matanza, las cajas de los camiones que transportan a los presos eran herméticamente cerradas, para poder gasearlos. Como vemos, este procedimiento de gaseado se venía aplicando antes de que lo emplearan los nazis.
LAVRENTII BERIA
En julio de 1938, Lavrentii Beria, nacido de una familia judía de Georgia en 1899, fue nombrado jefe de la NKVD. Beria se convertiría en uno de los peores asesinos en masa de la historia. Además, era muy sádico y con horribles perversiones sexuales. Beria odiaba a los niños, y es por ello que quería enviar el mayor número posible a los campos de trabajos forzados. Durante el mes de octubre de 1940, la NKVD detuvo alrededor de un millón de niños, de edades comprendidas entre los 14 y 17 años. En ciudades y aldeas, las unidades del NKVD secuestraban niños sencillamente al azar, haciéndolos luego desaparecer. En 1943 secuestraron y enviaron a los gulags a unos dos millones de niños. Según los registros oficiales disponibles en Moscú, después de la caída del comunismo, unos 20 millones de rusos fueron liquidados por los sicarios (asesinos) de Beria durante la guerra. Los soldados y civiles rusos que habían sido capturados por los alemanes y, después de 1945, obligados a regresar a Rusia por los soldados norteamericanos, fueron tratados como enemigos y posteriormente fusilados o bien enviados a campos de trabajos forzados.
A título individual, Beria utilizó su poder para que sus patrullas secuestraran a chicas jóvenes y las condujeran a sus cuarteles, donde las violaba. Después de que Beria satisfacía sus perversiones sexuales, las asesinaba. Stalin oficialmente se jactaba diciendo que "Beria es a mí lo que Heinrich Himmler es a Adolf Hitler".
En 1949, Stalin se incomodó con la mayoría de los judíos que ocupaban cargos de liderazgo en la Unión Soviética. Los jefes judíos habían participado activamente en la formación del estado de Israel, canalizando armas y judíos hacia Palestina. En un debate en la ONU en 1948, fueron conjuntamente la Unión Soviética y los Estados Unidos quienes, en contra de los británicos y los franceses, forzaron la votación para que los judíos tuviesen un estado propio: Israel. Stalin utilizó su poder para ordenar la detención y ejecución de cientos de destacados judíos rusos. Los jefes comunistas judíos tenían la suficiente fuerza como para echar a Stalin de su cargo como Secretario General del Partido comunista en 1952. Stalin respondió y detuvo a un grupo de médicos judíos, tildándoles de asesinar a comunistas. A continuación, atacó a todos los judíos del politburó, así como a todos los miembros que tenían esposas judías, arrestándolos. Beria actuó, y sus agentes modificaron la medicación de Stalin; y el 1 de marzo de 1953, Stalin recibió una dosis letal de veneno, que le provocó un gran derrame cerebral. Stalin perdió el habla y tres días más tarde murió.
Entonces sucedió algo extraño. Beria se convirtió en el jefe de la Unión Soviética; y el 23 de marzo de 1953, ordenó que alrededor de un millón de presos políticos, encerrados en el GULAG, fuesen puestos en libertad. El 27 de mayo de 1953, sugirió que los soviéticos abandonasen Alemania Oriental y que Alemania se pudiera unificar. También quiso entregar los países bálticos a Occidente y restablecer las autoridades locales en la Unión Soviética. Al mismo tiempo Beria comenzó a presentar informes públicos sobre los terribles asesinatos en masa ordenados por Stalin y a revelar la verdad sobre el "culto a Stalin".
Entonces, Bulganin, Malenkov y Kruschev, a través de un golpe de Estado, asumieron el poder en la Unión Soviética y detuvieron a Beria y a seis de sus más cercanos colaboradores. Se celebró un simulacro de juicio en diciembre de 1953, en el que fueron condenados a muerte y fusilados. La persona mas influyente de Kruschev era Lazar Kaganovitj, pero pocos años más tarde fue expulsado del poder y se le envió al exilio en los Urales. En 1964 Kruschev se vio forzado a retirarse.
EL ADOLF EICHMAN DE RUSIA: IVAN ALEXANDROVITJ SEROV
Este judío ruso simboliza todo lo malvado que el hombre puede llegar a ser. Suena irónico que, el 31 de mayo de 1962, el oficial nazi alemán Adolf Eichmann haya sido ejecutado en la horca de una cárcel israelí, después de que se lo encontrara refugiado en Argentina, pasada la Segunda Guerra Mundial. Agentes del Mossad israelí fueron a Argentina; allí lo secuestraron, lo sacaron clandestinamente del país y lo llevaron a Israel para juzgarlo por los asesinatos en masa de judíos durante la Segunda Guerra Mundial. Eichmann admitió que había sido sólo un administrador del plan para la detención de judíos en Alemania y en los países ocupados por los alemanes; y de enviarlos a campos de trabajo donde la mayoría de ellos murió, ya sea por enfermedad, por hambre, por el duro trabajo, o simplemente asesinados y a continuación fueron incinerados. Eichmann se defendió alegando que sólo cumplía órdenes, que era sólo un engranaje en la cadena de mando; que él no era personalmente responsable. Legítimamente, fue declarado culpable de los crímenes contra la humanidad y se lo colgó hasta morir.
Pero, ¿por qué los dirigentes de diferentes países no han elevado el grito hacia el cielo contra Ivan Serov; y, en particular, ¿por qué la comunidad judía no habla de los horrendos crímenes de Serov? Aquí expongo brevemente lo que este hombre hizo mientras vivía:
A la edad de 17 años, Ivan quiso ser oficial del Ejército Rojo; pero dado que era bajo - sólo medía 1,60 metros - ingresó en las Fuerzas Soviéticas de Interior, donde realizó funciones de inteligencia. Como era astuto, llegó a ser director de la policía secreta en Ucrania, bajo el mando directo de Nikita Kruschev, quien por aquel entonces era el secretario del partido Comunista en Ucrania. Ivan Serov fue el encargado de la detención, deportación y asesinato de granjeros ucranianos durante los terribles años de la hambruna.
Cuando Stalin intervino en la guerra civil española (1936-1939), se envío a Serov para labores de espionaje y exterminio. Trabajó conjuntamente con individuos que llegaron a ser comunistas famosos: Goumulka en Polonia y Tito en Yugoslavia.
En 1939, cuando Alemania y la Unión Soviética conjuntamente atacaron Polonia, Serov fue enviado para ocuparse de las deportaciones y las ejecuciones. Serov se cambió el nombre temporalmente por el de "General Malinov”. Un millón y medio de ciudadanos polacos fueron asesinados o deportados. Hubo asesinatos en masa en el bosque de Katyn, en las afueras de la ciudad de Minsk; allí, 4,000 oficiales polacos fueron asesinados y enterrados en fosas comunes. El objetivo era destruir el ejército polaco. Este asesinato masivo fue atribuido a los Nazis, pero finalmente la verdad salió a la luz y se conoció que fue obra de la NKVD.
En 1940, cuando los países bálticos fueron ocupados por el ejército soviético, Serov fue el encargado de la deportación y la ejecución de un millón de personas en esos países. En su infame orden (001223), que ha sido desclasificada de los archivos de Moscú, escribió las siguientes directivas: "Todas las detenciones deben hacerse al amanecer. La familia debe estar reunida en una sola habitación, vestida y con lo más elemental en cuanto a equipaje. En la estación de ferrocarril deben separar a los hombres de sus esposas (quienes no se verán nunca más), explicándoles que se les hará un reconocimiento médico en diferentes lugares. Todos los trenes deben estar fuertemente custodiados.” Después de “quitar de en medio a estos ciudadanos bálticos”, Serov fue galardonado con la orden de Lenin.
Durante el colapso de Alemania, Serov fue enviado de nuevo a Polonia, donde, mediante engaño, pudo “registrar” a 200.000 de los combatientes que lucharon por la libertad contra los alemanes. Posteriormente fueron fusilados o deportados al Gulag. Dieciséis miembros del gobierno polaco exiliado en Londres, que volaron a Varsovia, fueron arrestados y enviados a Moscú, y nunca se los ha vuelto a ver. Luego Serov fue enviado a las regiones del Cáucaso y a Crimea, donde aplastó levantamientos y dirigió más deportaciones y asesinatos. Con posterioridad fue asignado a Berlín oriental, en donde su departamento trabajó en el secuestro de científicos alemanes, conjuntamente con detenciones regulares de personas para enviarlas al Gulag. Después de la muerte de Stalin, la cúpula utilizó a Serov para matar a Beria y sus colaboradores.
Por aquel entonces, todas las ramas de inteligencia soviética, excepto el GRU, se fusionaron en una sola. Su primer director fue Serov. Unos 64.000 agentes de la anterior NKVD de Beria fueron asesinados o deportados.
Ivan Serov Alexandrovitj fue el perfecto burócrata, sin ningún escrúpulo en favor del carácter sagrado de la vida humana. La única razón por la que nunca ha sido juzgado, fue porque el régimen al que sirvió todavía estaba en el poder y lo protegió.
¿PORQUE ESTA CORTA HISTORIA ACERCA DE LA INTELIGENCIA SOVIETICA?
Este hombre, Putin, a quien se menciona al principio de este tratado, es un “protegido” de esta organización criminal, que es la Inteligencia rusa. Este Putin, de sonrisa forzada, es otro Beria, Serov o Eichmann. En las ensangrentadas montañas y ciudades de Chechenia, ha demostrado a sus superiores que les hacía bien caso y que no tuvo ningún respeto por la vida humana. La mutilación de los soldados prisioneros, la violación de mujeres, la deportación y la muerte, llevados a cabo en años recientes, nos muestran sólo una cosa: Rusia no ha cambiado; tampoco es probable que cambie antes del retorno de Jesucristo.
Pero detrás de Putin y sus dirigentes existe otro poder mucho más siniestro. Dios nos dice en Ezequiel, capítulos 38 y 39 y en Apocalipsis 20:8, que hay un príncipe-demonio de nombre Gog. Gog y sus demonios gobernantes se encuentran entre los más crueles y sedientos de sangre, y controlan lo que se denominaba como Unión Soviética y parte de la Europa oriental. Los cristianos debemos unirnos en oración en contra de este príncipe de los demonios, para frenar su actividad criminal hasta el día en el que le será permitido llevar un inmenso ejército a la tierra de Israel para la batalla del Armagedón donde las fuerzas anticristianas serán vencidas definitivamente.
Al mismo tiempo, tenemos que quitarle la careta a los que trabajan para “Gog”, los demonios y el Anticristo, para que el pueblo cristiano este advertido y preparado.
Fuente: este artículo fue originalmente escrito por John S. Torell y publicado en el Boletín de marzo de 2000 de Cruzadas Evangelistas Europeoamericanas - http://www.eaec-es.org/index.html - Redacción y adaptación: VM-Argentina

FUENTES:
Richard Wurmbrand: "¿QUIEN FUE KARL MARX?",
Los siguientes materiales están en inglés; por medio del internet usted puede leerlos, al menos en parte:
Britton, Frank, BEHIND COMMUNISM
Knight, Amy, BERIA, STALIN’S FIRST LIEUTENANT, Princeton University Press, 1993
Lina, Juri, UNDER THE SIGN OF THE SCORPION, Forlaget Referent, Stockholm, 1994
Encyclopedia Britannica, 1999 computer disc version


Leer más: http://seguidoresdelreydereyes.blogspot.com/2010/06/conexion-entre-el-comunismo-el.html#ixzz170NobNZs
Under Creative Commons License: Attribution Share Alike


..........................................................................................................................
Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.
Juan 3:16
Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!

¡Dios te bendiga!

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...