domingo, 11 de abril de 2010

Separación del mundo, Separación de todo lo material

Apocalipsis, los últimos tiempos. ¿Está usted afirmado sobre la Roca de la salvación?

Hemos visto a la Iglesia como una fuente de constante irritación para Satanás causándole una aguda molestia y limitando su libertad de movimiento. Aunque esta en el mundo, la Iglesia no solo rehúsa ayudar en su construcción sino persiste en pronunciar juicio sobre el. Pero si esto es verdad, si la Iglesia es siempre una fuente de irritación al mundo, entonces de igual modo el mundo es una fuente de constante tristeza para la Iglesia. Y ya que el mundo esta siempre desarrollándose, su poder de entristecer al pueblo de Dios va siempre en aumento; en verdad la Iglesia tiene que enfrentar una fuerza mayor en el mundo hoy día de la que tuvo que enfrentar en los primeros tiempos. En aquella época los hijos de Dios se enfrentaban con persecución abierta manifestada en el maltrato físico de sus personas (Hch. 12; 2 Co. 11). Siempre chocaban con lo material, lo tangible. Ahora el problema mas grande que enfrentan en el mundo es mas sutil, una fuerza intangible, espiritualmente maligna, detrás de las cosas materiales. El impacto de esa fuerza espiritual hoy es mucho mayor que en aquellos tiempos.



Mientras que por un lado es verdad que el pecado y la violencia serán mayores que nunca al fin de esta era, se ve claramente también en la palabra de Dios que no es específicamente contra estas cosas que la Iglesia tendrá que luchar, sino contra la atracción espiritual de cosas mucho mas sencillas y cotidianas. "Como fue en los días de Noe, así también sera en los días del Hijo del Hombre. Comían bebían, se casaban y se daban en casamiento, hasta el día en que entro Noe en el arca, y vino el diluvio y los destruyo a todos. Asimismo como sucedió en los días de Lot, comían, compraban, vendían, plantaban, edificaban; mas el día en que Lot salio de Sodoma, llovió del cielo azufre, y los destruyo a todos" (Lc. 17:26-29). El énfasis que hace Jesús aquí no es que estas cosas-comida, casamiento, comercio, agricultura, ingeniería-eran características sobresalientes de los días de Lot y Noe, sino que serán características de los últimos días. "Así sera el día en que el Hijo del Hombre se manifieste" (v.30); este es el punto crucial. Pues estas cosas no son de por si pecaminosas; simplemente son cosas mundanas.



Cuando se ha dado tanta atención a la buena vida como en nuestros días? El alimento y el vestido han llegado a ser preocupación especial de los hijos de Dios. Que comeremos? Con que nos vestiremos? Para muchos estos son los únicos temas de conversación. Hay un poder que nos obliga a considerar estas cosas; nuestra misma exigencia demanda que les prestemos atención.
Sin embargo, las escrituras nos advierten que "el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia", etc. Nos insta a buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, y nos asegura que al hacer esto, todas estas cosas nos serán añadidas. Nos exhorta a no tener cuidado, a no preocuparnos por la comida o el vestido, pues Dios cuida de las flores del campo y de las aves de cielo, no cuidara aun mas de nosotros, su pueblo? Pero a juzgar por nuestras ansiedades parecería que ellos reciben cuidados, pero nosotros no!
He aquí el punto que necesita un especial énfasis. Esta condición es anormal. La atención indebida a la comida y la bebida, en cualquiera de los extremos ya sea de subsistencia o lujo, que caracteriza a tantos creyentes en estos días, dista mucho de ser normal; es sobrenatural. Pues no nos enfrentamos aquí con un mero asunto de comida y bebida; nos enfrentamos con demonios. Satanás concibió y ahora controla el orden mundano y esta dispuesto a utilizar poder demoníaco por medio de las cosas mundanas para atraernos al mundo.



El presente estado de cosas no puede explicarse de otra manera. Que los hijos de Dios se despierten de este echo! En tiempos pasados los santos de Dios enfrentaron toda suerte de dificultades, y sin embargo en medio de la opresión alzaban los ojos y confiaban en Dios. En las presiones de hoy día, sin embargo, están tan confundidos y turbados que parece serles imposible confiar en El. Es fundamental que comprendamos el origen Satánico de toda esta opresión y confusión!

Lo mismo ocurre con la siembra y la edificación, con la compra y la venta. Todas estas cosas pueden ser perfectamente legitimas y benéficas, pero hoy el poder detrás de ellas presiona sobre los hombres hasta que quedan perturbados y pierden el equilibrio. La fuerza maligna que potencializa el sistema mundano ha precipitado una condición donde vemos dos extremos: el uno de completa inhabilidad de lograr lo suficiente para poder subsistir y el otro de extraordinarias oportunidades para acumular riquezas. Por un lado muchos creyentes se encuentran con dificultades económicas sin precedentes; por el otro muchos se enfrentan con oportunidades, también sin precedentes, de enriquecerse. Ambas condiciones son anormales.

No estoy sugiriendo por esto que debemos procurar deshacernos de todo. Lo esencial es que como hijos de Dios tu y yo no acumulemos cosas para nosotros mismos. Si guardo algo es porque Dios ha hablado a mi corazón; si me separo de algo es por la misma razón. Me coloco a mi mismo en la voluntad de Dios y no tengo temor de dar si Dios me lo pide. No guardo cosa alguna por amor a ella sin dolor cuando oigo el llamado de dejarlo atrás. Eso es lo que significa ser libres y separados para Dios.

Fija tus ojos en el reino de los cielos!

Extraído de: "No Améis al Mundo" por Watchman Nee


Isaías 55:6 Buscad a Jehová mientras puede ser hallado, llamadle en tanto que está cercano.
Isa 55:7 Deje el impío su camino, y el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.

Juan 3:16 Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

¡Cuidate!
¡Dios te bendiga!

0 Comments:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...